TAL DÍA COMO HOY HACE 2 AÑOS. NADA CAMBIÓ.

un-dia-como-hoy-facebookLa siguiente reflexión la escribí en Facebook hace hoy justo 2 años, así me lo recuerda el “maquinillo”:

 “Hay que cambiar las cosas. Somos muchos los que, afiliados a un partido político, como sabes estoy yo, que somos firmes creyentes en el cuidado que debe darse al ciudadano. Los cargos de los partidos no deben estar al servicio de los partidos, sino al servicio de la ciudadanía; los ciudadanos, no los afiliados, son los verdaderos dueños de los partidos, ¿por qué? Porque somos los ciudadanos los que con nuestro voto tenemos el poder, somos los ciudadanos los que tenemos la llave de votar a Pedro o a Juan, hoy a uno y dentro de 4 años a otro. En democracia es la mayor arma que tenemos el voto, y debemos ser conscientes de ello como ciudadano, y desde el punto de vista de los partidos debemos tener presente ese poder y que hay que cuidar todos los días, no sólo los 15 de campaña electoral, al que te elige o no, hay que responsabilizarse con la ciudadanía y no tener miedo a estar en la calle, verdadero centro de trabajo del político. No es cuestión muchas veces de siglas de PP, PSOE, UPyD o IU  (o los que surjan), es problema de ideas pero sobre todo de personas. Lo decía a la mañana falta dialéctica en política entendida como el arte de dialogar, argumentar y discutir, habiendo sido sustituida por la mediocridad y el “alfombrismo” (es decir, pelotas al gusto de las direcciones de los partidos – así los definía la grandísima Loyola del Palacio) que sin pensar lo que dicen, dicen lo que otros piensan por ellos con el único ánimo de mantenerse en un cómodo sillón que le dé un estatus que no piensa en la ciudadanía sino en el propio beneficio. Debemos revelarnos contra ello, lo podemos cambiar pero moviéndonos, si nos quedamos quietos, en casa, y no hacemos nada no podremos cambiar las cosas. Hay que alzar la voz, pensar en libertad y demostrar que hay otra forma de hacer las cosas. Yo no me resigno, ¿y tú?”

urna-voto-jovenesTranscurrido este tiempo y respondiendo a la última cuestión: no es que me resigne es que en cierto modo he perdido la fe, me escasea la esperanza y me aferro a la caridad. No existe interés en los partidos en cambiar esta situación por ello digo que he perdido la fe, interesa perpetuar intereses, interesa no cambiar esperando que nos cambien (y ahí están por cierto los resultados electorales para atestiguarlo); la esperanza empieza a escasear porque visto lo visto no se ve avance alguno en regeneración de la vida política ni el mínimo dolor de los pecados, ni propósito de la enmienda, etc. Nos aferramos a la caridad como “actitud solidaria con el mal ajeno” o “benevolencia” con la situación, aunque una vez se agote éste crédito extraordinario (y ojo que todo se agota) solo cabe una salida: renegar. Eso sí, lo que no ha variado en estos 2 años es lo manifestado respecto del poder del arma de nuestro voto e insisto en que, como dijo Aznar el VOTO NO ES CAUTIVO, ni rehén de una ideología, es libre, secreto y debe ser ejercido con coherencia y mucha responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *