Inicio » 2018

Archivo por años: 2018

Soy vigués

Empecé en el año 2005 con esta aventura como LIBERAL VIGUÉS. Soy abogado de profesión, pero me interesa la política, hasta mayo de 2011 he sido Concejal del Ayuntamiento de Vigo,preocupado por sus problemas y que le gusta participar activamente en la búsqueda de soluciones. Comenceí no ano 2005 con esta aventura que é un blog persoal, son avogado de profesión, pero gústame a política, e fun concelleiro da cidade de Vigo ata maio do 2011.
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

CONTADOR DE VISITAS

VIGO NO SE CONSTRUYE A BASE DE OCURRENCIAS, SI DE PROYECTO.

Vigo se ha convertido por obra y gracia de Caballero en una ciudad pacata, corta de miras, que está pensando en el año 2019 como otrora se hiciera en el 2011 o en el 2015, pero para nada se está viendo en un futuro de mi querida urbe a 50 años vista.

Los transportes dentro de la ciudad son un tema vital, la comunicación vertical en una ciudad con una orografía complicada es importante, pero, ello no es óbice para que se transforme de forma poco planificada o, haciéndolo sosegadamente y, sobre todo con los ojos tendidos en el futuro de más generaciones que la nuestra. Cuando se habla de cantidad y no de calidad, lo importante para algunos es sacar 17 o, como incluso dice nuestro alcalde 20 concejales; cuando se habla de calidad y no de cantidad se habla de proyecto de futuro, del objetivo que se busca como ciudad y de lo que queremos a 50 años vista.

Estos días es objetivamente constatable que hay un proyecto para convertir unos 800 metros de una de las vías emblemáticas de la ciudad la Gran Vía en una terminal aeroportuaria al aire libre. Una cinta transportadora pretende trasladar ciudadanos de la parte baja en Urzaiz a la Plaza de España, por el bulevar central como si de una cadena de montaje se tratara o, esas cajas de supermercado en las que depositamos nuestra compra. Así las cosas, no es un proyecto consensuado -como no es casi nada de las obras de Caballero-; no es un proyecto a 50 años vista y si a 12 meses; y no es un proyecto -a mi juicio- que transforme la ciudad. Nueve millones de euros o lo que eran unos mil quinientos millones de las antiguas pesetas. ¿Para cuánto tiempo? Ni se sabe.

Es bueno tener memoria, Vigo ha cometido muchos errores históricos -no tan lejanos- como fue el famoso Scalextrik o el proyecto Abrir Vigo al Mar (auténtico eufemismo de ciudad), es bueno recordar que hace no tanto tiempo el Sr. Caballero adquirió para Vigo un bus eléctrico que costó a los vigueses medio millón de euros y, que hoy día ¿dónde se encuentra? ¿Por qué no usarlo en servicios gratuitos de Gran Vía arriba/abajo?

Puestos a hacer ciudad creo que debemos ser ambiciosos, poniendo encima de la mesa, presentando a la ciudadanía viguesa, proyectos que marquen el nuevo Vigo, que no es el Vigo de un “dinoseto”, de un “pezeseto”, o de una cinta transportadora; es el Vigo que articule los distintos puntos extremos de la ciudad en uno, que acerque por ejemplo el Campus universitario al centro urbano (ello redundará en un mayor crecimiento económico y demográfico, potenciará la universidad haciéndonos referentes nacionales) y de ahí al aeropuerto; que una la zona de ocio que representa las playas con el centro urbano; que vertebre en definitiva con un medio de transporte planificado, limpio y de futuro esta ciudad. Ello con altura de miras y no es nada novedoso en otras ciudades sería el metro. Para salvar la cota de la Gran Vía ¿por qué no hacer una línea que usando el proyecto de salida sur del AVE bajo la calle Vázquez Varela conecte la parte baja de Gran Vía en su cruce con Urzaiz con la Plaza de España? Aprovechando que se prometió la reforma de la Avenida de Madrid ¿por qué no continuar esa línea vía Bembrive hacia el eje Meixoeiro -Universidad. ¿Qué cuesta mucho dinero? Habrá que hacer un estudio y empezar por ahorrar y buscar la complicidad de otras administraciones. El camino se hace dando el primer paso, no con distracciones como lo “decidido” para la Gran Vïa.

Abel Caballero en su visión megalómana de la ciudad, en su identificación de su persona con el propio Vigo, parece querer convertirse en una especie de moderno Atila sin su caballo Othar, prefiere ir a lomos de Dinoseto; o en un Nerón que en lugar de usar fuego para recrear sus fantasías continúe enlosetando Vigo en busca del voto perdido y el árbol caído. Pero la oposición no está mejor y faltos de ideas alternativas, se aferran a pedir el comodín de la Xunta de Galicia, que parece el salvavidas de su inacción política.

¿Quién piensa en los ciudadanos vigueses de las próximas generaciones? En la actualidad falta lo más importante un proyecto de ciudad de futuro no de presente.

¿DE VERDAD LES INTERESA LA LEALTAD?

 Escuchar a algún dirigente patrio hablando de lealtades, opinando sobre las opciones personales de los afiliados al partido popular de seguir en su afiliación o no. ¿Lealtad? Afiliarse a un partido político no es como el matrimonio en los años 60 “para toda una vida” o si, pero no depende solo de 1, y si del afiliado y el propio partido. Desde luego no podemos entender la afiliación, ni el matrimonio como una condena, porque desde el momento en que así lo sintamos, algo raro sucede.

              Los partidos deben tener un “do ut des” con el afiliado, no debe buscar una oveja que unida al rebaño de los fieles diga a todo amén y, que siguiendo a alguien salte si éste salta, se lance por un precipicio si esté se lanza, etc.  A sensu contrario un espíritu crítico, constructivo, una búsqueda de la mejora reunida a través de la aportación personal, no hacen más que redundar en el colectivo; pero claro: siempre es mejor apartar que, aceptar el aportar; discriminar que aunar; señalar que arrimar o simplemente ignorar en vez de escuchar.

             Por supuesto me refiero al partido que conozco, el PP, y hago a mis compañeros una pregunta: ¿queréis que hablemos de lealtad?

          -Lealtad es presentarse ante la sociedad sin careta, no olvidemos que los afiliados somos parte de esa misma sociedad que el partido está obviando y, lo que es peor no respetarla.

         -Lealtad es, igualmente, ser fiel a los principios y valores con los que te presentas ante tus miembros, respetar tu propio “catecismo”. ¿Se está haciendo? Me afilié a un partido que defendía la libertad por encima de todo ¿lo hace?; una formación que defendía la igualdad que no el igualitarismo ¿se hace?; un partido -aquel de los noventa y principios de los dos mil- que tenía claro el modelo de España, esa España constitucional, Constitución de la que se cumplen 40 años este 2018; y un partido que ponía a la persona en el centro de la actividad política no al ombligo de sus dirigentes, aquel partido que sufría con el terrorismo y no se plegaba a él, ¡Ay! ¿dónde está aquel partido?

          -Lealtad para mi es tener un partido que no solo intenta una huida hacia adelante sin pedir perdón, un partido que ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el suyo.

          -Lealtad es anteponer los intereses del conjunto que forma la formación, por encima de los intereses personales de los dirigentes -que temporalmente ocupan esos cargos.

          -Lealtad es asumir en cada momento las consecuencias de la responsabilidad de los actos, tengan 15 años o sean de anteayer.

          -Lealtad señores dirigentes del partido, no es salir en televisión tratándonos como si de pobres ignorantes desmemoriados fuésemos, para hacernos comulgar con ruedas de molino.

          -Lealtad es en definitiva tener el debido respeto a los afiliados, y en momentos procelosos -como el que vivimos con la condena de la Gürtel- mirar a los ojos a afiliados y votantes y decir nos vamos.

Esto último además de lealtad se llama respeto, confiere altura de miras a quien lo hace y sobre todo le hace digno de ocupar un cargo de representatividad. Y que mejor que ser digno de poder mantener la mirada a tus iguales, sin rubor y sin tener que mentir para sobrevivir.

           Para acabar me gustaría recordar que ya no se estudia la lista de los reyes godos de manera memorística; que como decía antes es muy fácil recordar la letanía de la paja en el ojo ajeno (o su propia viga; Filesa, Malesa, Timesport, BOE, etc), cuando existe una viga enorme en el tuyo. Y si se quieren ovejas, escriban su búsqueda en google porque sinceramente no se donde adquirirlas.

           No me hablen de lealtad cuando no se me presta. En fin, visto lo visto solo cabe un camino, pero siempre con la cabeza muy alta. A buen entendedor.

HUELGA EN LA JUSTICIA GALLEGA PROBLEMA DE ESTADO.

La Justicia está en huelga en Galicia desde hace varias semanas, y no hay visos de solución, porque parece difícil hasta sentarse en una mesa y negociar. En realidad, no es la justicia con mayúsculas, toda vez que lo es una parte de la administración que por su vital importancia afecta a todos los operadores jurídicos y que han llevado a una absoluta paralización de un poder del Estado durante estas semanas.

Hemos de tener en cuenta que en nuestra Comunidad hasta tres administraciones tienen competencia en la materia. Así los jueces y magistrados dependen orgánicamente del Consejo General del Poder Judicial, letrados de la Administración de Justicia (conocidos popularmente como secretarios judiciales) y fiscales dependen del Ministerio de Justicia y por último gestores procesales, tramitadores, auxilio judicial, forenses dependen de la Xunta de Galicia.

¿Parece lógico? Bajo mi punto de vista no. Se produce un auténtico galimatías de competencias y la ausencia de un único mando con competencia para dirigir uno de los poderes en que se divide el Estado, el Judicial, conlleva un claro perjuicio para la ciudadanía en un tema en el cual no existen actuaciones privadas.

Si hay huelga en la sanidad uno siempre puede acudir a un médico privado, si hay huelga en la Justicia “no existen” los juzgados privados -fuera del arbitraje que al final podría acabar en la via jurisdiccional- lo que ahonda en la gravedad de la situación porque conlleva la paralización de derechos de muchos ciudadanos y graves perjuicios para los mismos.

Y se pueden dar paradojas como el hecho de que la negociación encalle sin que exista ningún jerárquico de las partes que obligue a llegar a un acuerdo. Hemos observado como en caso de conflictos de sectores, como por ejemplo el metal, la administración pública sienta a las partes en torno a una mesa de negociación, incluso con un mediador ad hoc y nadie se levanta hasta alcanzar un acuerdo que desbloquee las negociaciones. Pero cuando son las administraciones y sus empleados pueden estar días y días sin hablarse, sin ser convocados como fue desde el 20 de febrero hasta el pasado día 9 de marzo, negociando ese día hasta las 9 de la noche sin acuerdo, y no volver a sentarse una semana después. Parece que por fin el lunes día 19 –10 días después- volverán a sentarse. ¿Es razonable? Sin duda no lo parece; es más, parece que raya el absurdo, con un perjuicio que además afecta a toda la sociedad en una u otra medida.

¿Por qué no existe mediación del Ministerio de Justicia? ¿Cómo no prevé la norma de delegación de competencias la intervención? Lo cierto es que quizá debamos recuperar para el Estado la competencia en determinadas materias como son la Justicia, la educación, la sanidad y la seguridad para cumplir con el mandato constitucional de solidaridad entre las comunidades, y la igualdad entre los españoles. Siendo todas materias nucleares la Justicia por ser uno de los poderes del Estado debe hacernos reflexionar. Se le da tratamiento de un tema local que afecta los gallegos en exclusiva cuando lo cierto es que nos encontramos ante un tema de Estado que por ende debe ser solucionado desde arriba si los de abajo no son quienes de hacerlo.

Van 5 semanas de huelga para 6 y va siendo hora, como reclamaba hoy en algún medio de comunicación el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, que las partes se sienten y no se levanten de la mesa hasta que lleguen a un acuerdo, dure la reunión las horas que dure. ¡Ah!, y si no son capaces de hacerlo por sí mismos, que pidan ayuda al ministerio de Justicia o al CGPJ, pero es precisa voluntad y pensar en el bien superior de la sociedad que somos los ciudadanos y la importancia que un servicio público fundamental como es el que nos ocupa y preocupa tiene.

Por cierto, ya que el lunes se vuelven a sentar háganos un favor a los ciudadanos no se levanten de la silla hasta llegar a un arreglo.

Soy vigués

Empecé en el año 2005 con esta aventura como LIBERAL VIGUÉS. Soy abogado de profesión, pero me interesa la política, hasta mayo de 2011 he sido Concejal del Ayuntamiento de Vigo,preocupado por sus problemas y que le gusta participar activamente en la búsqueda de soluciones. Comenceí no ano 2005 con esta aventura que é un blog persoal, son avogado de profesión, pero gústame a política, e fun concelleiro da cidade de Vigo ata maio do 2011.
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

CONTADOR DE VISITAS