HUELGA EN LA JUSTICIA GALLEGA PROBLEMA DE ESTADO.

La Justicia está en huelga en Galicia desde hace varias semanas, y no hay visos de solución, porque parece difícil hasta sentarse en una mesa y negociar. En realidad, no es la justicia con mayúsculas, toda vez que lo es una parte de la administración que por su vital importancia afecta a todos los operadores jurídicos y que han llevado a una absoluta paralización de un poder del Estado durante estas semanas.

Hemos de tener en cuenta que en nuestra Comunidad hasta tres administraciones tienen competencia en la materia. Así los jueces y magistrados dependen orgánicamente del Consejo General del Poder Judicial, letrados de la Administración de Justicia (conocidos popularmente como secretarios judiciales) y fiscales dependen del Ministerio de Justicia y por último gestores procesales, tramitadores, auxilio judicial, forenses dependen de la Xunta de Galicia.

¿Parece lógico? Bajo mi punto de vista no. Se produce un auténtico galimatías de competencias y la ausencia de un único mando con competencia para dirigir uno de los poderes en que se divide el Estado, el Judicial, conlleva un claro perjuicio para la ciudadanía en un tema en el cual no existen actuaciones privadas.

Si hay huelga en la sanidad uno siempre puede acudir a un médico privado, si hay huelga en la Justicia “no existen” los juzgados privados -fuera del arbitraje que al final podría acabar en la via jurisdiccional- lo que ahonda en la gravedad de la situación porque conlleva la paralización de derechos de muchos ciudadanos y graves perjuicios para los mismos.

Y se pueden dar paradojas como el hecho de que la negociación encalle sin que exista ningún jerárquico de las partes que obligue a llegar a un acuerdo. Hemos observado como en caso de conflictos de sectores, como por ejemplo el metal, la administración pública sienta a las partes en torno a una mesa de negociación, incluso con un mediador ad hoc y nadie se levanta hasta alcanzar un acuerdo que desbloquee las negociaciones. Pero cuando son las administraciones y sus empleados pueden estar días y días sin hablarse, sin ser convocados como fue desde el 20 de febrero hasta el pasado día 9 de marzo, negociando ese día hasta las 9 de la noche sin acuerdo, y no volver a sentarse una semana después. Parece que por fin el lunes día 19 –10 días después- volverán a sentarse. ¿Es razonable? Sin duda no lo parece; es más, parece que raya el absurdo, con un perjuicio que además afecta a toda la sociedad en una u otra medida.

¿Por qué no existe mediación del Ministerio de Justicia? ¿Cómo no prevé la norma de delegación de competencias la intervención? Lo cierto es que quizá debamos recuperar para el Estado la competencia en determinadas materias como son la Justicia, la educación, la sanidad y la seguridad para cumplir con el mandato constitucional de solidaridad entre las comunidades, y la igualdad entre los españoles. Siendo todas materias nucleares la Justicia por ser uno de los poderes del Estado debe hacernos reflexionar. Se le da tratamiento de un tema local que afecta los gallegos en exclusiva cuando lo cierto es que nos encontramos ante un tema de Estado que por ende debe ser solucionado desde arriba si los de abajo no son quienes de hacerlo.

Van 5 semanas de huelga para 6 y va siendo hora, como reclamaba hoy en algún medio de comunicación el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, que las partes se sienten y no se levanten de la mesa hasta que lleguen a un acuerdo, dure la reunión las horas que dure. ¡Ah!, y si no son capaces de hacerlo por sí mismos, que pidan ayuda al ministerio de Justicia o al CGPJ, pero es precisa voluntad y pensar en el bien superior de la sociedad que somos los ciudadanos y la importancia que un servicio público fundamental como es el que nos ocupa y preocupa tiene.

Por cierto, ya que el lunes se vuelven a sentar háganos un favor a los ciudadanos no se levanten de la silla hasta llegar a un arreglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *