ABEL HUSSEIN COGIÓ LA PANCARTA (artículo publicado ABC día 15/11/12)

El alcalde de la ciudad más grande e industrial de Galicia, Vigo se ha convertido en un líder sindical más. El pasado lunes llamó a la ciudadanía a salir a la calle y coger “la pancarta”, es más, habló en nombre de toda la Corporación viguesa, en nombre por tanto de la representación política de los ciudadanos, al afirmar que todos secundarán la huelga y por ende acudirán a la manifestación. Yo creo que miente, que se equivoca intencionadamente, y que no va a ser así.
Vigo es una ciudad especialmente azotada por el desempleo, con 34 mil vigueses que carecen de empleo, y con un temporal de falta de ilusión y trabajo que azota nuestra ciudad. ¿Es responsable agitar a la sociedad en contra del gobierno? ¿Es función del alcalde de la ciudad convertirse en agitador sindical? ¿Está el país para manifestaciones? Un político responsable con el panorama que tenemos de creciente desempleo, de problemas económicos y sociales, no es el terreno más adecuado para realizar huelgas, de agitar a la sociedad y de plantear un jaque al gobierno. Son tiempos de colaborar, de arrimar el hombro, y sobre todo de pensar en el futuro, no de mirarse en el espejo de una Grecia cada vez más decadente aunque haya sido cuna de la democracia. Calentar las calles no va a generar empleo; hacer manifestaciones no va a crear empleo; crispar la convivencia social no va a frenar la crisis; conjurarse en contra del gobierno ni va a acabar con él, pues ha sido respaldado muy mayoritariamente por el conjunto de la sociedad, ni va a provocar más que: descrédito del país y más crisis, y no sólo económica, con lo que nos perjudicamos todos. Un país dividido no saldrá antes del pozo. Quienes nos llevaron a todo esto no pueden de la noche a la mañana presentarse como salvadores de la patria, pues ni lo son, ni lo serán.
¿Y un alcalde puede ser un agitador más? La semana pasada se presentó a sí mismo como el reflejo del mismísimo Barack Obama, me refiero a Caballero cuando osaba compararse con el mismísimo Barack Hussein Obama. Pero la pregunta a la que no ha respondido, ¿se parecen en algo? Concuerdes o no con la ideología de Obama, lo cierto es que ante la tormenta de hace unas semanas Sandy, Obama arrimó el hombro, incluso el alcalde de Nueva York (Bloomberg), independiente políticamente, no agitó en contra del gobierno de su país, sino que echó el resto, arrimó el hombro, se puso del lado de los ciudadanos y colaboró para salir de la crisis que azotaba en ese momento su ciudad por encima de todo pronunciamiento político. En Vigo, no nos azota una ciclogénesis, pero si lo hace el paro y la crisis, y el alcalde de la ciudad se convierte en pirómano social alentando a la ciudadanía a ir en contra del gobierno en lugar de trabajar desde su posición para encontrar salidas al problema principal del desempleo; claro que es más sencillo echar leña al fuego de la indiferencia desde la atalaya de una posición acomodada, que cumplir con las promesas como la de colgar el cartel del pleno empleo que hiciera en su día el señor Caballero. Pero el alcalde, en vez de hacer como el de la ciudad de los rascacielos, no se pone a favor del país, pero si en contra del gobierno, cuando por otro lado no lo hizo contra el gobierno de Zapatero cuando nos condujo a esta situación.
Y, ¿Por qué “Abel -Hussein”? Porque lo dijo él, pero ya que no se parece a Obama en nada, le podríamos recomendar que el día de Reyes 5 de enero, se pida ser Baltasar en la cabalgata, pero por favor lo que si le pediría es que ese día, ya que los niños están muy ilusionados, que no coja la pancarta pero si los caramelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *