AL FINAL SE CEDIO AL CHANTAJE

Cuantas lágrimas derramamos los españoles cuando asesinaron vilmente a Miguel Angel Blanco; cuantas lágrimas hemos derramado los españoles cada vez que los viles asesinos etarras segaban una vida y dejaban marcadas por el resto de sus días las de sus familias; cuantas lágrimas han derramado hoy las víctimas del asesino de Juana Chaos cuando se han dado cuenta de la terrible traición del que debe ser Gobierno de todos los españoles.
Estamos en un punto sin retorno, en un momento en que lo que eran simples suposiciones ha adquirido carta de naturaleza, el Gobierno ha cedido al chantaje terrorista, ha sucumbido ante aquellos que han estado aislados socialmente, y ha adoptado una decisión política a la que de ninguna manera estaba obligado. Que no nos hablen de milongas en forma de razones humanitarias, la situación de De Juana Chaos no es la de un enfermo grave o terminal al que cabe aplicar una medida de clemencia, sino la de una persona que voluntariamente se somete a una huelga de hambre para chantajear al Estado de Derecho. Y ya saben lo que se dice, cedido una vez al chantaje, cedido siempre, y ETA y su entorno van a utilizar su particular pica en Flandes como la avanzadilla para sus nuevas metas. ¿Cuál será la próxima? Creo que no cabe duda, que Batasuná acudirá a las elecciones municipales, regresará a las instituciones, y desharemos todo el camino andado con la Ley de Partidos Políticos y con la firmeza del Estado de Derecho.
Y Rodríguez Zapatero irá al Congreso, a llenársele la boca de paz, la misma paz que enterró a dos ciudadanos ecuatorianos, la misma paz que hace que cada día cientos de españoles en Euskadi y fuera de Euskadi vivan atemorizados y con escolta, la misma paz que algunos ultrajan cada día o cada fin de semana con los actos terroristas (callejeros eso si). Estamos en el mes de marzo de 2007, queda teóricamente un año para las próximas elecciones generales, pero no podemos esperar más, debemos con fuerza, determinación y sobre todo pensando en nuestro País, pedir y exigir el adelanto electoral ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *