CABALLERO CAMBIA LA CAMISETA Y GESTIONA

vitrasaMucho se preocupa Él, Caballero, de decir que no está en campaña electoral, que no tiene puesta esa camiseta, que está trabajando con normalidad. No se lo cree ni Él, hace tiempo que está en campaña, ahora con precipitadas “inauguraciones” de la futura inauguración de una humanización o del cambio de cubierta de Balaídos, con las “cápsulas del tiempo” (que ignoro si llevan el cartel de Alcaldía o incluso una fotografía suya en el interior) y que le sirve de pistoletazo de salida para el próximo 24 de mayo, día de las elecciones.

Presumido es un rato largo, su voracidad inauguradora no le ha traído pocos traspiés (hasta piano de cola), sus comparaciones con otras ciudades (sobre todo con A Coruña de la que es hijo adoptivo) son parte consustancial del alcalde; pero si quizá algo destaca por encima de todo es su facilidad para ocultar su falta de gestión, para confrontar con otras administraciones o incluso para buscar fantasmas donde solo hay “imaginación”.

Con la misma también tiene facilidad para echar balones fuera, o simplemente ignorar los temas que le son negativos. Hoy nos desayunamos en la prensa con un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en el que valora el servicio de transporte público de viajeros a lo largo de España y en el que ocupamos el SEGUNDO PUESTO PERO POR LA COLA solo superados por Murcia. Se podría decir que no es problema del alcalde pues existe una concesionaria, pero si lo es, es responsabilidad Suya controlar a la concesionaria, es responsabilidad suya mejorar el servicio y es responsabilidad suya EXIGIR a la empresa concesionaria lo que quiere que sea el servicio para la ciudad de Vigo, lo otro es mirar para un lado y dejar que las cosas se deterioren y que la valoración sea como es. Y si a ello le sumamos la irresponsabilidad de no integrarse en el sistema de transporte metropolitano, como en el resto de Galicia, si se quiere imponer y no integrar, si se pretende aislar y para ello se juega con quien sea como sea.

Si analizamos todo ello llegaremos a la conclusión de que Abel Ramón Caballero Álvarez lleva demasiado tiempo en campaña electoral y poco tiempo gestionando los intereses de la ciudad, que lleva demasiado tiempo con la camiseta de candidato (ya huele) y poco con la de Alcalde, y que prefiere cambiar losetas y hormigón (Él sabrá por qué) que mejorar el sistema de transporte público, proponiendo nuevas soluciones para el mismo. Quizá se esté preocupando de nuestra salud, y prefiere que vayamos andado. Pero como le dije un día “¿aceras para que paseen los parados duplicados desde que es alcalde?”. Particularmente sería mejor que mejorase las condiciones para la instalación de nuevas industrias y empresas en esta ciudad (como por ejemplo Porto Cabral o Ikea –prometido en reiteradas ocasiones), y el transporte para llegar a los mismos, y pongo un solo ejemplo en unos meses se va a inaugurar el nuevo Hospital Público de Vigo en Beade ¿hay algún avance en el transporte público hasta allí? ¿Habrá algún intercambiador metropolitano teniendo en cuenta que es un hospital metropolitano? Nada anunció. Póngase las pilas alcalde y de vez en cuando mude la camiseta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *