¿CON LA BOCA ABIERTA? NO, ¡ME SIENTO SEGURO!

untitledCARCELLas “sorpresas” en este País son realmente alucinantes. Será por deformación profesional, por conocimiento o por preocupación personal, pero a nada que veas los medios de comunicación, da igual que sea escrito, radio o televisión, se eleva a la categoría de debate lo que en otros casos es de lo más normal del mundo. Exagerado puede parecer el despliegue de los telediarios en el día de ayer con el fallecimiento de la “Duquesa”, aunque tratándose de un personaje tan relevante hasta se puede entender, aunque quizá no para ¾ partes del informativo, porque algo es seguro desde que naces que todos nos morimos.

Pero que una delincuente condenada en firme por la Audiencia Provincial y confirmada la sentencia por el Tribunal Supremo se convierta en noticia porque va a cumplir su condena es al menos grotesco. Parece que hemos interiorizado, creo que equivocadamente, que las condenas se incumplen, que los condenados entran por una puerta y salen por la siguiente, y lo cierto es que no es así. El artículo 80 del Código Penal prevé que los jueces o tribunales puedan suspender la ejecución de una condena cumpliéndose una serie de requisitos, entre ellos que la pena sea inferior a 2 años, pero el caso es que no es obligación legal, sino potestad “motivada” del juez o tribunal. Son muchas las personas en este País que a diario ingresan en un centro penitenciario para “pagar” sus deudas con la sociedad, lo que claro no todos son tonadilleras, aunque no todos también lo hacen por un delito que causa tanta alarma social como es el blanquear el dinero de todos que un novio alcalde birlaba a los vecinos de Marbella. Se presenta por los medios como víctima a quien no es más que un condenado como los miles que se producen a diario en España, pero claro es lo que tiene la TV, la radio o el colorín.

El otro tema jurídico que te deja con la boca abierta es que alguien vea como algo excepcional, un hecho que se produce a diario, que los fiscales de este país ante la comisión de un delito (o de varios) formulen una querella. La novedad es el nombre del querellado, que lo único que nos viene a demostrar que el Estado de Derecho funciona, y que nadie está por encima del mismo, la Ley es igual para todos, y la Justicia aunque lenta y ciega está ahí. Los fiscales también presentan cientos de querellas a diario en defensa de la legalidad, para perseguir cualquier delito público (lo hagan o no particulares) y lo hacen de manera jerarquizada según su estatuto público. Artículo 271 Ley de Enjuiciamiento Criminal: “Los funcionarios del Ministerio Fiscal ejercitarán también, en forma de querella, las acciones penales en los casos en que estuvieren obligados con arreglo a lo dispuesto en el artículo 105.” Y el artículo Artículo 105 señala que: ”Los funcionarios del Ministerio Fiscal tendrán la obligación de ejercitar, con arreglo a las disposiciones de la Ley, todas las acciones penales que consideren procedentes, haya o no acusador particular en las causas, menos aquellas que el Código Penal reserva exclusivamente a la querella privada. También deberán ejercitarlas en las causas por los delitos contra la honestidad que, con arreglo a las prescripciones del Código Penal, deben denunciarse previamente por los interesados, o cuando el Ministerio Fiscal deba, a su vez, denunciarlos por recaer dichos delitos sobre personas desvalidas o faltas de personalidad.”. Quiere ello decir que todo está previsto en la Ley, no existe una actuación ad hoc, para el caso concreto de fulanito, ni se puede ver caza de brujas en donde solo existe la normalidad de la actuación diaria de estos funcionarios públicos, que se entremezcla con la política en el caso de Mas y con la presión de los distintos medios de comunicación social. Por cierto que presenten la querella no significa ni condena ni mucho menos, significa el inicio de un proceso judicial, y por tanto el funcionamiento de la división de poderes (que otrora quiso ver como muerta Alfonso Guerra, y que ahora ve como manejable Pedro Sánchez), y siendo así creo que los ciudadanos como dice el anuncio “podemos sentirnos seguros”.

Es por todo lo que he dicho por lo que no entiendo que la sociedad se quede con la boca abierta pasmada, porque a pesar de lo que digan los medios, a pesar de lo que diga la gente en la calle, la vida sigue, y hoy, mañana, pasado y al otro, van a seguir muriendo ciudadanos, van a ingresar condenados en prisión y los fiscales van a presentar querellas que son parte de su trabajo, y mientras los que quedemos aquí debemos decir como Pepe Reina en el anunció “Me siento seguro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *