ÍBAMOS EN VELERO,CONTROLÁBAMOS PERO CASI VAMOS A PIQUE

ons1Era un día de verano, temprano, a penas daban las nueve de la mañana en el reloj, cuando con mi hijo Fernando y mi cuñado tomamos el camino del puerto de Portonovo. Habíamos decidido tener una jornada de navegación. A eso de las 10 después de revisar el Naos (así se llama el velero) nos hicimos a la mar. De los 4 que íbamos a bordo 2 teníamos titulación naútica y experiencia, el otro no había visto un barco en su vida (rezábamos para que no tuviese deseos de perder la vida por los efectos del mareo) y mi hijo tenía de aquella 4 añitos. Decidimos acercarnos a la Isla de Ons, con un buen plan navegar hasta allí con buen viento, rodear la isla, desembarcar y pasear hasta O Buraco do Inferno y luego tomar la comida favorita de Fernandito una buena y abundante ración de pulpo en el Bar Acuña.

          Salimos con un través rumbo Bueu, para después dejarnos caer ciñendo hacia Ons. Lo estábamos pasando bien, nuestros acompañantes no se mareaban y mi hijo insistió en pescar para lo que tiramos una línea por popa y vaya si pescamos alguna rincha fue picando. “Luego los cenamos” decía Fernando. A las 12 de la mañana dejando la isla a babor, tuvimos que tomar un par de rizos porque el viento era fuerte y detrás de las islas siempre hay mar de fondo, y así fue, se puso muy feo, los golpes entrando en las olas asustaba a nuestros acompañantes porque la verdad estaba muy feo, redujimos trapo para mayor seguridad, y continuamos adelante, no podíamos tampoco hacer otra cosa, y nos acongojamos un poco, por lo que decidimos acercarnos un poco más a la costa en busca de resguardo, era algo más arriesgado porque los acantilados encierran más peligros, pero nos pareció más seguro que continuar más a mar abierto, además dije: “Que coño, si ya lo hemos hecho más veces y controlamos”, mi cuñado asintió “Tienes razón”. Llevábamos una marcación hacia la salida de la isla para rodearla y dirigirnos al puerto de Ons. De repente un grito

-“Papá, tío cuidado”,

-“¿Qué pasa Fernando?”

-“Esa roca está muy cerca” nos contestó;

-“Que va”, pasamos de sobra, “además eres pequeño y no tienes título no entiendes Fernando, no ves que vamos bien, como siempre”.

-“Uy, uy cuidado” “Hacedle caso al niño” gritó también nuestro amigo.

La verdad es que nos asustaron y viramos rápidamente y dejamos la punta de la saliente muy, muy cerca, pero la libramos. Arriamos las velas, nos pusimos al pairo cuando todo el peligro hubo pasado y pensamos en voz alta casi al unísono: “gracias Fernando, menuda vista tienes, por poco.” Por cierto acabamos tomando el pulpito que estaba de rechupete, aunque tuve que correr para no quedarme sin él.

Moraleja: muchas veces hacemos cosas movidos por la costumbre y la experiencia y no queremos fiarnos de los inexpertos cuando la percepción puede ser más acertada. Trasladado a la política si ves que los dirigentes te llevan a las rocas dilo, y éstos deberían reflexionar que si tantos lo dicen puede ser por algo, y más vale echar en un momento dado el freno que perderlo todo en el intento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *