IMPORTAR LA PROPUESTA RENZI ITALIANA, Y HACERLA ESPAÑOLA.

la renziLeíamos días atrás como el nuevo Primer Ministro italiano Matteo Renzi ha propuesto una revolución en la estructura político – administrativa de su Nación, lo que evidencia un proyecto de reforma importantísimo. Leído lo que viene al respecto en los medios de comunicación españoles, he de decir que a pesar de que el partido que lidera Renzi y en el que yo milito no coincidan en muchas cosas, desde un punto de vista intelectual, de estudio, coincido con los planteamientos del relevo generacional de la política italiana, por reformista –yo me lo considero- y por la valentía, tan falta muchas veces en la política española.

Reformas como la planteada por Renzi en Italia necesitan –y en un panorama de inestabilidad política como el que vive (parece constantemente Italia)- demuestran una valentía para rescatar a la península itálica de la crisis que la asola. La letra y música de lo que he leído me suena bien, es más ya en febrero de 2013 analizando el borrador de Reforma de la Administración Local planteada en España hice unas reflexiones similares, en aras de evolucionar una realidad decimonónica como es la vigente en España, por la transformación, la reforma de la España del Siglo XXI en el que nos encontramos, para ello hace falta: espíritu reformista, valentía y mucha determinación. ¿Qué propuse en aquel momento? Pues básicamente que hay que reformar la estructura administrativa del País.

“¿Hay que reformar la estructura de la administración? Creo que sí, eliminar duplicidades, delimitar competencias y buscar una mayor eficiencia deben de ser los objetivos que nos marquemos en este siglo XXI que ya no está tan ab initio sino caminando en la segunda década. A estas alturas pienso que por importancia, racionalidad y eficacia debemos ir hacia una administración de 3 niveles claramente definidos, y que serían de abajo a arriba: local, autonómica y estatal.

-La autonomía local es importantísima por ser precisamente la administración más cercana al ciudadano y por ende la primera línea de prestación de servicios. Para respetar esa autonomía se hace necesario trabajar en la fórmula de reparto de competencias y sobre todo de financiación.

-En segundo lugar las Comunidades Autónomas que, denostadas por muchos, pueden ser elementos eficientes y eficaces, con una clara determinación de sus competencias, y con un sistema más eficaz de financiación.

-Por último la Administración Central del Estado en su fundamental función de control prevista Constitucional y legalmente, como ha quedado de manifiesto con la referencia anterior a las autonomías y administraciones locales.

¿Sobran administraciones, u órganos administrativos mejor dicho? Creo que es evidente, con el mapa que he dibujado con 3 capas tendríamos una Administración Central fuerte, una administración autonómica también fuerte y con responsabilidades, y por últimos tenemos que lograr una administración local fuerte y para ello tenemos que elevar el rango de habitantes de los municipios para crear estructuras más enérgicos en los que sea más sencillo prestar servicios y sobre todo abaratar su coste. ¿Se puede conseguir? Por supuesto que sí, con decisiones valientes a través de la fusión de municipios y con un diseño claro en el que participen las Comunidades, con la desaparición por ende de entidades locales menores, de numerosos ayuntamientos que quedarán integrados en otros, y con la desaparición también de las diputaciones provinciales, subdelegaciones y delegaciones del gobierno.

-En cuanto al Senado tan denostado por todos debe de transformarse en la auténtica Cámara de representación territorial, donde los senadores sean elegidos por las 17 Comunidades Autónomas y la mesa la dirija la Conferencia de Presidentes Autonómicos. Delimitando sus funciones y teniendo un papel más relevante en la configuración del Estado y en la aprobación de las normas.

Conseguida la redefinición del mapa político con los 3 niveles Estatal, Autonómico y Local podremos caminar más firmemente en el reforzamiento de las 3 líneas rojas para una sociedad moderna: Educación, Sanidad y Justicia públicas, universales y baratas para la ciudadanía y con ello conseguiremos lo más importante: reforzar la democracia en España.”

      Básicamente coincido con la posición Renzi, creo en la modernización pero sobre todo la adaptación a los tiempos, en la racionalidad y en que debemos pensar en el presente sin olvidar el pasado, pero sobre todo sin descuidar el futuro. En ello nos irá la estabilidad social, política y económica, y sobre todo la convivencia en paz.

Estos días que vemos por ejemplo la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial –y las consecuencias que puede traer a la ciudad de Vigo- se hace si cabe más plausible la necesidad de superar el modelo provincial hacia el modelo metropolitano, donde las grandes ciudades asuman el liderazgo que la ciudadanía, la economía y el crecimiento le dan pero que muchas veces la realidad político –jurídica les niega. Nadie quiere quitar nada a alguien, solo equilibrar con justicia, elevar –como dijo Adolfo Suárez- a nivel legal “elevando a la categoría política de normal, lo que a nivel de calle es plenamente normal”. En mi ciudad debemos tener los servicios propios de la capital de un Área Metropolitana de más de medio millón de habitantes, y no solo la 14 ciudad de España. Caminemos hacia la reforma con determinación, valentía y buscando sobre todo el futuro de este gran país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *