LA XI LEGISLATURA: “LA ESTERIL”. FRACASO COLECTIVO.

5636055f737dcFracaso, esterilidad y brevedad. Con estas palabras creo se resume lo acontecido en esta última legislatura. La falta de cintura política, la inexistente tradición de negociación nos ha conducido a esta situación de esterilidad de una XI Legislatura que finalizará el próximo día 2 de mayo. La Democracia desde luego exige altura de miras de toda la sociedad, de los políticos también; exige diálogo y llegar a acuerdos; generosidad que no ha existido en demasía.

Hemos escuchado estos últimos tiempos que en España no tenemos tradición de las conocidas como la “great coalition” (Gran Coalición) y que por ello no se ha podido llegar a un acuerdo de gobierno en la primera oportunidad que fue el 20-D y por ello nos vemos avocados a unas nuevas elecciones el próximo 26-J, con el coste que ello conlleva, y un coste que no solo es monetario y si también de credibilidad democrática y de equilibrio del sistema, porque la pregunta que me invade es ¿y si el 26 de junio queda todo igual? ¿Nos avocaremos a unas terceras elecciones? ¿Tendremos la anomalía de tener un Gobierno en funciones durante casi un año al estilo belga?

cePero me he ido un poco, porque decía que a sensu contrario de lo manifestado durante estos meses podemos afirmar que en España tenemos un ejemplo no tan lejano de gran coalición, o de gran acuerdo de los diferentes partidos políticos, en diciembre hará 38 años, que desembocaron en algo más importante que el Gobierno que fue lograr la Carta Magna en 1978 el 3 por UCD, 2 por el PSOE, 1 por AP y 1 por el PCE; como quedaban fueran los nacionalistas vascos y catalanes, el PSOE cedió uno de sus dos asientos a Miquel Roca, del Pacte Democràtic. Cisneros, Herrero, Pérez-Llorca, Fraga, Peces-Barba, Roca y Solé supieron superar sus diferencias y sentados en torno a una mesa trabajar por el futuro democrático de este País, con sus problemas (lógico y evidente) pero con el pensamiento, la altura de mira de conseguir presentar a los españoles la Constitución heredera de la última que databa en 1931 en la II República. Esto fue sin duda un modo de Great Coalition.

Lo evidente es que en esta XI Legislatura, que pasará a la historia de España como “La Breve o Esteril” no han sabido dejar a un lado las diferencias para poner encima de la mesa lo que les unía. Es más creo que podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que con estos representantes actuales nunca hubiesen alumbrado un texto de consenso como fue la Constitución porque se pondrían tantas líneas rojas que impedirían incluso sentarse juntos. fotonoticia_20151214101106_1280Ni Rajoy, ni Sánchez, ni Rivera y por ende ni Iglesias han estado a la altura de lo que exige un país como España porque por acción, inacción u omisión han logrado que esta XI Legislatura haya servido para demostrar que ni la conocida vieja política, ni la nueva han sabido dejar a un lado sus diferencias por el bien común. Y lo que más me preocupa es que si el 26 de junio los jugadores en el tablero de la política serán los mismos, las resistencias y reparos los mismos y los españoles ¿seremos los mismos? En esto me temo que no porque somos españoles cansados, hartos, hastiados de tanto postureo y de nulas soluciones.

          Volveremos a las urnas dentro de poco, pero quizá sería bueno cambiar a algunos actores para que no se vuelva a producir un nuevo bloqueo tener claro como decía Aznar que, de la tolerancia, diálogo, moderación nacen las claves de comportamiento político y del compromiso con el País, nunca por la chulería y la prepotencia de la mayoría absoluta. No va a haber un gran cambio por lo que dicen las encuestas ese 26-J en cuanto a resultados, con lo que deberá haberlo en las actitudes porque España merece la pena, los españoles merecemos la pena y la libertad de este País no puede correr el riesgo de caer en la irresponsabilidad, pues por encima de los personalismos de los dirigentes estamos los votantes, que tenemos en nuestra mano esa gran arma que es, el voto que debemos ejercer con responsabilidad pensando en el presente, pero sobre todo en nuestro futuro común.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *