LAS CUENTAS DEL PEQUEÑO CAPITÁN VIGUÉS

bernardo-alfagemeComo en su día Gonzalo Fernández de Córdoba “El Gran Capitán”, hoy Abel Caballero en la ciudad de Vigo se ha convertido en el adalid de la batalla anunciada. Las huestes castellanas se apostaban en los páramos, y pacientes esperaban el momento de la dura batalla, batalla no encontrada (en la mayoría de las ocasiones) y si buscada para la unificación y defensa del territorio de Castilla y Aragón, y conquerir el reino para sus Católicas Majestades.

caballero-560Caballero “el pequeño capitán vigués” tiene desde hace unos meses su pequeña batalla local, y no con armas terrestres y si navales, a modo de barco a instalar en una rotonda (de la que hacen mofa hasta en las televisiones nacionales). Hoy anuncia, como si de aquellos pregoneros de otros tiempos se tratara, que a tal hora, en tal sitio, con nocturnidad y alevosía “huestes viguesas opositoras al traslado os reto a contemplar como la “obra” o fechoría de este pequeño capitán se intentará llevar a cabo”. ¿Cómo acabará? ¿Es prudente, lógico y/o responsable por parte del regidor citar a los opositores? Parece que la más elemental prudencia humana nos diría que no, pero Él es diferente, e intenta en la provocación sacar algún rédito. Espero sinceramente que el dispositivo policial, no tenga que convertirse en sanitario, y que por tanto la sangre no llegue al río.

A ello sumamos las noticias en el día de hoy que cifran en más de 100.000 euros la cantidad en vigilar una rotonda vallada para impedir que los vecinos opositores se instalaran en la misma. Esa cifra, unida a los efectivos policiales allí apostados (y que no hacían por tanto labores en otros sitios) la debemos unir a lo que nos costará a los vigueses la posterior vigilancia una vez instalado el barco (si llega), porque ¿qué pasará con él, si no hay vigilancia? Pues lo podemos imaginar.

El pequeño capitán debería dar explicaciones de las cuentas del barco y su traslado en estos meses de culebrón de su caprichosa decisión. ¿Será quien de hablar de “sus cuentas”, o hará como hizo Fernández de Córdoba según la leyenda? En el caso del Gran Capitán parece se río del Rey Fernando y lo ridiculizó, en el caso de nuestro pequeño capitán la mofa y burla se extenderá a todos y cada uno de los vigueses. Por cierto mientras todo esto acontece sigue también sin dar cuenta de enchufes, hormigones y demás fauna. Este es el Vigo de 2015, cambiémoslo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *