PACTO CIUDADANO POR LA EXCEPCIONALIDAD JUDICIAL

      la foto  Han saltado nuevamente todas las alarmas en la ciudad. El CGPJ ha decidido obviar la realidad de la ciudad para mirar su propio ombligo. Como decimos los juristas –cuando vamos a meternos con una actuación judicial- “dicho sea con los debidos respetos y en términos de defensa” el Poder Judicial está profundamente equivocado. Lo que es válido quizá para 49 provincias, no lo es para una, la que nos corresponde. No es necesario repetir los datos, objetivos todos ellos, que obvian la necesidad de dotar a nuestra ciudad del estatus judicial que reclamamos.

        Pero nos hemos parado a reflexionar sobre lo que sucede en esta ciudad. Algo falla. Cada partido, cada organización, cada persona vamos por nuestro lado con un objetivo común pero sin cantar al unísono que es lo mínimo que una ciudad moderna, civilizada y que realmente busque solucionar los conflictos que le aparezcan debe de hacer. ¿Quién debe liderar esta actuación en conjunto? Lo lógico es que el Ayuntamiento dirigido por su máximo representante el alcalde. Todos dirigidos bajo una misma batuta, reivindicando lo que en justicia nos corresponde, pero con una misma voz, con el empaste típico de una gran masa coral. El viernes 27 la grandísima Coral Casablanca, uno de los emblemas de esta ciudad, acudirá a la llamada para defender el Partido Judicial, a esa llamada acudiremos muchos vigueses de diversos colores políticos, de diversas profesiones, pero con un solo objetivo sonar como una sola voz que rechaza una reforma perniciosa para nuestra ciudad y que exige se reconozca la excepcionalidad de esta ciudad.

        Pero leo la prensa y me surge la preocupación. ¿Por qué? Hace tiempo manifesté que echaba de menos esa voz unánime expresada a través de una Declaración Institucional –prevista en el Reglamento Orgánico del Pleno de Vigo- en la que se manifestase la voluntad de toda la Corporación –no de los grupos políticos independientes los unos de los otros- y que dicha Declaración debería ser la hoja de ruta del Ayuntamiento, alejando cualquier atisbo de utilización política de un asunto de tanta gravedad. Esta misma semana el PP de Vigo ha reclamado una Junta de Portavoces para tratar este tema, a lo que según los medios el Sr. Caballero se ha negado. ¿No quiere una voz unánime? ¿Quiere el protagonismo solo para Él el día de la concentración? ¿Pretende seguir haciendo política de un tema de tanta trascendencia ciudadana? Cualquiera de las preguntas puede tener una respuesta afirmativa: no quiere voz unánime; quiere protagonismo exclusivo; pretende seguir haciendo política partidista. “Craxo error” por parte del regidor, un insulto a la inteligencia de la ciudadanía, una falta absoluta de lealtad para con la ciudad y sobre todo una indignidad con el Vigo del siglo XXI.

        En estos tiempos en que hemos asistido a la plasmación en una votación plenaria de un pacto presupuestario entre el alcalde de la ciudad y el principal partido de la ciudad –en votos, afiliados y concejales- creo que ha llegado la hora de que nos preocupemos de asuntos de ciudad de enorme importancia, como es el del estatus judicial, es por lo que reclamo desde esta humilde página -en mi posición de mero opinador- un PACTO POR EL PARTIDO JUDICIAL y su defensa, un pacto que sea en defensa de la ciudad no de su gobierno. ¿Tendrá Caballero altura de miras? ¿Tendrán el resto de partidos municipales igual altura? Espero por el bien de Vigo que si. Desde luego existe una oportunidad inmejorable cara al próximo día 27 de junio cuando se lea el texto en la concentración convocada, no sé si leída antes o después de la segura gran interpretación de la Coral Casablanca, que el texto sea de consenso, que sea un texto pactado de ciudad, no un texto unilateral. Lo bien hecho bien parece. Vigo no pide otra cosa que la interpretación reivindicativa suene bien, y solo lo hará si es con “voz unánime”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *