REFLEXIONES SOBRE ¿POR QUÉ DEBEMOS HABLAR LAS BASES? CAMINO A UN MANIFIESTO DE TODOS PARA TODOS.

 

grupos_trabajo¿Por qué es necesario que los afiliados nos movilicemos y opinemos en estos momentos procelosos de pérdida de confianza de la ciudadanía en la política? El principal valedor de la Democracia es la participación ciudadana en la aplicación de soluciones a los problemas que cada día como sociedad se nos plantean. Hacerlo directamente tiene una enorme dificultad, pese a la insistencia de algunas organizaciones populistas que plantean bajo fórmulas asamblearias la búsqueda de esas soluciones. Históricamente, y legalmente también, la fórmula indirecta de participación a través de los conocidos como Partidos Políticos son la fórmula idónea de formación de una voluntad colectiva que busque esas políticas públicas que redunden en el desarrollo de la sociedad como tal y en las soluciones a los retos diarios que se plantean. A través de los Partidos los ciudadanos, con nuestras experiencias, con nuestro trabajo y nuestras aportaciones luchamos de manera constante por el fortalecimiento de nuestro sistema democrático. Y debemos seguir haciéndolo en post de una sociedad en la que valores como la libertad, la igualdad (que no implica igualitarismo o uniformidad) y la fraternidad quizá ahora transformada en solidaridad haga una sociedad más Justa y moderna. Una vez avocados a participar, y decididos a hacerlo, nos surgen inquietudes dentro de cada organización, máxime en momentos de turbulencias derivados de la pérdida de apoyo, de músculo organizativo, y excita nuestro pensamiento como miembros de una organización no con ánimo destructivo (como algunos podrían pensar) y si absoluta e inequívocamente constructivo en post de fortalecer una organización, pero sobre todo reforzar el mejor sistema de gobierno conocido: LA DEMOCRACIA. Lo fácil en esta vida es mantenerse al margen, pensar que las cosas se mueven solas y que todo nos viene dado, lo más difícil es comprometerse, pelear y ser actores activos en el CAMBIO que la sociedad propugna. Creo que por ello estamos aquí.

Bajo la denominación de Foro de las Bases del PP de España nos hemos reunido una serie de afiliados de las más distintas procedencias, pero con un objetivo común: recuperar lo que algún día fuimos y deberíamos volver a ser. Algunas de las propuestas que consensuamos no han estado presentes en la actuación del partido desde su fundación, pero supondrán el paso definitivo en la democratización del mismo y sobre todo en sobrevivir a los acontecimientos.

Personalmente creo que debemos acometer una serie de reformas internas que nos devuelvan la credibilidad frente a la ciudadanía y sobre todo nos posicione en el reto que van a suponer los futuros procesos electorales; la disyuntiva que se nos plantea es: salir reforzados con un proceso de refundación o quizá la lenta agonía de la desaparición.1507079_10154040945976764_610734858193019654_n

Al final se trata de hacer efectivo el mandato Constitucional contenido en el artículo 6 de la Carta Magna de 1978 “Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos.”

De una lectura del importantísimo precepto observamos como el legislador da 3 puntadas fundamentales: en la primera parte se reafirma que la Democracia no es tal sin la existencia de partidos y creo que coincidimos todos en este análisis porque participamos de la política a través de los partidos, la existencia de variedad de partidos reafirma la pluralidad del país. Podemos concluir que esta primera “puntada” del precepto está perfectamente desarrollada en España, y con mayor o menor fortuna se cumple (aunque quizá sea necesario mejorar aspectos como la negociación y llegar a acuerdos en partidos de distinto espectro con una finalidad común que se llama España). El segundo aspecto que desarrolla el precepto (creación y ejercicio de actividad) también se cumple a través de la conocida como Ley de Partidos Políticos; Pero ¿y el tercero? ¿qué pasa con esa “estructura interna y funcionamiento que deben ser democráticos”? Quizá exista la idea de que porque los Estatutos de la organización transpongan la normativa vigente en concreto ese artículo 6 de la CE y la L.O. 6/2002 de Partidos Políticos, pero no basta con que figuren formas de participación directa en los Estatutos, sino que deben ejecutarse y ahí encontramos la resistencia en las organizaciones. Ahondar en la democratización debe ser un objetivo irrenunciable y necesario, sobre todo en momentos como el actual en que existe un franco descrédito de la política y los políticos, en el que parece que la corrupción y las corruptelas campan a sus anchas en las organizaciones e inundan el panorama político. Algunas medidas básicas para esta regeneración de la política que devuelvan la ilusión y la confianza a la ciudadanía deberían ser:

  • Un militante un voto: cada afiliado en cualquier tipo de Congreso. Implicaría el voto directo en urna con un censo y eliminando el sistema de compromisarios que en realidad no representa la mayor participación democrática por lo indirecto del voto. Necesitamos conocer quienes se presentan a un Congreso, que proyectos aportan y poder votar a uno o a otro en función del convencimiento que nos hayan aportado.
  • Limitación de mandatos: la regeneración democrática de cualquier organización exige el cambio de las personas cada cierto tiempo, porque solo de esta manera los malos hábitos decaerán y la sabia nueva aportará nuevos modos e ideas. Digamos que es una forma de no quedarse siempre en el mismo punto de partida y si de avanzar. Se puede discutir sin 8 años como en muchos países o 12 como en Portugal a nivel municipal, pero teniendo en cuenta que hay una fecha de caducidad.
  • Cumplimiento Estatutos: los estatutos no deben de ser solo un documento imprescindible por Ley para poder ser legales, sino que han de ser la guía de funcionamiento y por ende de cumplimiento. Si por ejemplo los Estatutos dicen que la política la deciden los Comités del partido, no puede ser que los distintos grupos institucionales no solo no consulten con la dirección y la militancia, sino que actúen por su cuenta poniendo incluso a veces en solfa la propia base ideológica de la organización. Para ello se deben reforzar las decisiones en los órganos del Partido, deben instituirse nuevas fórmulas de participación de los afiliados (que no sea solo papel mojado), debe reforzarse el control de la organización sobre los grupos institucionales y en definitiva respetar las Ideas, los Principios y Valores del partido. A modo de ejemplo propondría que: se debería instituir alguna fórmula de censura interna, de referéndum para consultar a la militancia en temas de trascendencia ideológica cuando no exista un Congreso cercano (sobre todo teniendo en cuenta la dificultad de convocarlo y el coste de llevarlo a cabo), potenciar la participación a través de los canales que ofrecen las TIC con las redes sociales y nuevos canales de comunicación social.
  • 1 hombre 1 cargo: un sistema de incompatibilidades que potencie una mayor participación de la militancia y que no se acumulen los cargos institucionales en las mismas personas. Así un concejal será concejal, un diputado autonómico o nacional solo diputado y un senador solo senador. La única compatibilidad por necesidad legal mientras existan concejal y diputado provincial.
  • Potenciar el mundo de las IDEAS: las sociedades avanzan según evolucione el pensamiento en las mismas, así debe avanzar y adaptarse a los tiempos la forma de aportar soluciones a los problemas ciudadanos con un sistema de aportación de proyectos, programas, ideas o soluciones a los retos que diariamente se presentan, interactuando con la conocida como “sociedad civil” para que por fin no exista ninguna línea divisoria entre los partidos y esa conocida como sociedad civil, porque bajo mi punto de vista los políticos somos sociedad civil y si la ciudadanía no nos percibe así tenemos un grave problema.
  • Congreso de Refundación Urgente: tal y como discurre la actividad política en este País en el año 2016, es imprescindible en este momento acometer un Congreso de Refundación que nos devuelva al camino. En el año 1989 se acometió la primera Refundación que nos llevó a cambiar viejas estructuras e ideas por una modernización y fue lo que nos puso en la vía de ganar elecciones. Ahora es el momento de acometer la 2ª si es que queremos preservar el partido en el futuro, si lo que se busca es deteriorarlo y destruirlo que todo siga igual.
  • Lucha constante contra cualquier forma de corrupción: se deben arbitrar sistemas de control que eviten y sobre todo aparten de la vida pública a todos aquellos involucrados en algún caso de corrupción política y/o económica que tanto daño han ocasionado ya no solo a la organización, sino a la sociedad española en general, que se ha traducido en pérdida de confianza y por ende de apoyos electorales.

Este tiene que ser un documento vivo, amplio, de consenso, democrático, por ello os invito a hacer aportaciones y a que crezca con el único objetivo de reforzar la Democracia de este País, que será mejorar nuestra existencia y la de nuestros descendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *